ENTREVISTA A DAVID LATORRE ///// ESCENARIOS DE CONDUCTA

octubre 20, 2014 at 1:48 pm

DSCF5924

Centro Cultural: ¿Qué sentiste cuando entraste al Centro Penitenciario de Huesca por primera vez? ¿En qué pensaste?
David Latorre: Me sentía intrigado y expectante. Por otra parte, afortunado de poder ser participe de una vivencia tan especial en un marco con unas características tan particulares. La primera vez que tuve acceso al centro penitenciario fue con un funcionario de prisiones que me guÍo por el recinto mostrándome la totalidad de las instalaciones. Esta primera visita guiada incluyó el relato de anécdotas y experiencias vividas por el funcionario -en primera persona – que me ayudaron especialmente a introducirme dentro del contexto carcelario. Una vez solo -en el interior de la cárcel- pude sentir las cargas emocionales del lugar, cuestionando las conductas que determinados espacios plantean, tanto por su morfología como por sus usos.

C.C. Te interesan los lugares marginales, abandonados, a punto de ser demolidos. Recuperas su memoria y registras su arquitectura para la historia, además de intervenir en sus paredes artísticamente. ¿Cuál es el proceso de “inmersión” en el lugar y cómo te inspiras para realizar la intervención?

D.L: Partiendo de una vocación documentalista, la puesta en escena de mis intervenciones, producto de largos y concentrados procesos, obedece a una metodología sistémica que se adecúa a cada proyecto y que supone un riguroso componente logístico: una fase previa de aproximación física e investigación histórica respecto al lugar, generando más preguntas e inquietudes que resultados y dando pie a una actitud crítica y a una intencionalidad que direcciona el posterior desarrollo; un período de negociación y gestión de permisos; la consecución de infraestructuras básicas –agua y luz-; la puesta en marcha de las intervenciones en sí, y el permanente enfrentamiento a coyunturas como las condiciones climáticas y lumínicas o la cuenta atrás propia de la demolición prevista. La inspiración rinde respuesta directa, instintiva, al ámbito arquitectónico y contextual que acoge historias, memorias, recuerdos y sensaciones, buscando convertir el espacio en un laboratorio y yo parte del experimento.

C.C: ¿Porqué decides blanquear los espacios? ¿Es una manera de limpiar todo lo que allí ha ocurrido (abusos, torturas, personas negadas de libertad….)? También limpias tus intervenciones, los graffitis… ¿Hay un porqué?

D.L: Los espacios –enclaves idóneos dónde se realizan las intervenciones- son blanqueados obedeciendo a una línea de tiempo argumental que remite al recuerdo nítido de su pasado histórico pero lo elimina, limpia, libera, reelaborando su propia biografía como una catarsis final, como un ritual de unción y embalsamiento previo a la desaparición física. Esta acción sobre los espacios suscita el cuestionamiento de las conductas que determinados espacios plantean.

C.C: ¿Qué otros escenarios tienes en mente?

D.L: El próximo enclave a intervenir se sitúa en la Favela da Mare, en Río de Janeiro. Posteriormente regreso a Zaragoza para intervenir en las clínicas y aulas de la antigua facultad de veterinaria.

C.C: Fotografía, escultura, video ¿en qué medio te sientes más cómodo?

D.L: Actualmente, en la creación artística los modos de expresar, de interpretar y entender el proceso creativo no se encuentran arraigados a una disciplina o técnica específica, aislada de las demás disciplinas como solía ocurrir anteriormente. Sino que, se interrelacionan propiciando el enriquecimiento en el proceso creativo, ampliando los horizontes creativos. Mi modo de pensar va dirigido a esta hibridación de disciplinas.

C.C: Has expuesto en importantísimos museos, galerías y ferias de arte contemporáneo (ARCO; Photoespaña, ArtMadrid…) ¿Cómo te interesó venir a este humilde Centro Cultural de Noáin?

D.L: Emergencias es un programa expositivo que se adapta perfectamente a la socialización del proyecto “Escenarios de Conducta” y además cuenta con un excelente jurado.