JORGE TELLECHEA /// ENTREVISTA

enero 24, 2017 at 7:38 pm

JORGE TELLECHEA NOAIN

 

CENTRO CULTURAL DE NOÁIN: ¿Cómo descubriste que la fotografía era tu pasión y cómo conseguiste hacer de ella tu profesión?

JORGE TELLECHEA: Desde muy pequeño he tenido fascinación por el mundo de la fotografía. 

Recuerdo que mi primera cámara la tuve con 9 años, en el primer carrete seccioné las cabezas de todos mis familiares…

Más adelante en 1999, me empecé a interesar de manera más real por el mundo fotográfico, comprendí que la fotografía puede ser un canal de expresión.

En cuanto al tema de convertirla en mi profesión, he trabajado 10 años como delineante proyectista en un estudio de arquitectura y por el devenir de la vida, la crisis, cambios en la empresa en la que trabajaba, etc… Decidí aparcarlo todo e inscribirme en la Escuela de Arte de Pamplona a estudiar fotografía dentro de una enseñanza reglada, ya que yo hasta ese momento solo tenía una formación autodidacta.
A raíz de ello, comienzo a utilizar la fotografía y el vídeo también de manera profesional. No solo de manera artística, como venía haciendo hasta esa fecha.

 

CCN: Has viajado por el mundo sacando fotografías en ciudades como Tokio o Nueva York, también has estado en Noruega y Suecia, desarrollando en cada lugar un proyecto diferente. ¿Decides el tema antes de embarcarte en el avión o es en tierra firme, una vez que ya te has ubicado en el nuevo territorio?

J.T: Para mí viajar es algo fundamental para crecer como persona. Siempre lo he hecho y espero poder seguir permitiéndome hacerlo
Estos proyectos que comentamos aquí han surgido de maneras distintas:
“NY_Stolen Portraits” estaba planificado antes de hacer el viaje.
“Mirada al norte”, surgió una vez allí por el sentimiento de soledad que despertó en mi la distancia entre poblaciones y el carácter de su climatología

 

CCN: Billboards, (vallas publicitarias) es el proyecto que presentas en Noáin. La primera imagen de la exposición nos anuncia que “Muchas historias comienzan aquí” pero lo que encontramos al recorrer la exposición es todo lo contrario, vallas publicitarias abandonadas en descampados, o fotografiadas por la parte anodina de atrás. ¿Cuáles son esas historias que comienzan aquí, en estas vallas que no publicitan nada?

J.T: Hace ya mucho tiempo, uno de mis máximos referentes en fotografía me dijo que la fotografía debe ser el principio de algo, nunca el final.  Cuando saqué esa fotografía sabía que iba a ser el inicio o cierre de la serie.

Inicio porque a partir de esa foto empieza una historia para cada fotografía que presento dentro de la serie, inicio también porque ahí comienza la historia que yo pretendo transmitir con la  serie e inicio también como broche final porque en ese momento empieza la interpretación que el espectador quiera dar, tanto a la serie como a la historia individual que le pueda transmitir cada fotografía.
 

 

CCN: La publicidad se nutre de la fotografía para conseguir sus fines, ¿qué opinión te merece, como fotógrafo, la saturación de imágenes que la publicidad vierte sobre nuestra vida cotidiana?